Entrevista con Juan Fleites: “Antes no era tan grave mostrar un desnudo”

Es uno de los dibujantes de cómics más destacados en Yucatán. Tiene ya una larga trayectoria trabajando para editoriales independientes, tanto mexicanas como de Estados Unidos y Europa. Actualmente pueden encontrar en tiendas un par de antologías (Solarpunk y Dictadura de Vapor) en las que contribuye.

En realidad son tantos los proyectos que ha desarrollado que esta entrevista representa sólo un vistazo dentro de su vasta y variada actividad. Nuestro encuentro tuvo lugar en Atomicomics, una tienda ubicada en la calle 64, en el centro de Mérida.

image-13.jpg

Inicios

Yo comencé en esto de los cómics hace muchos años cuando envié una solicitud a Ediciones Nagual, una editorial independiente del entonces DF. Hacían manga y estaban solicitando dibujantes. Me quedé a trabajar con ellos un par de años, primero en  un título llamado Erszebet, una historia de vampiros, y después en varios otros.

Toda la línea que manejaban era Hentai, el género más popular en aquel momento. Es decir, si querías trabajar en cómics tenías que hacer Hentai.

Luego me pasé a otra editorial, Editoposter, que era donde hacían Conexión manga. Igual contaban con varios títulos eróticos. Allí me dediqué a vender historias cortas, como de unas ocho páginas. Luego me empezaron a pedir otras más largas, de treinta y dos.

Después de estas experiencias me concentré en la animación y me alejé un poco del mundo del cómic.

El manga

No me formé en el manga. Más bien me adapté al género para poder encontrar trabajo. Mis influencias vienen más del comic argentino: Gilgamesh, Mort Cinder y todos esos títulos clásicos de los ochentas. Aprendí mucho de esa escuela. Casi toda mi formación se la debo a ellos. Recuerdo que alguna vez compré un curso de dibujo en donde eran puros artistas argentinos los que daban las lecciones.

Así que mi primera intención en realidad fue trabajar en historietas más en la línea del Libro Vaquero, pero estaba muy difícil entrar, había una legión de dibujantes queriendo trabajar allí, la competencia era fuerte.

Alberto Maldonado, un dibujante en cuya tienda yo trabajaba, solía colaborar bastante para esos títulos, pero él tenía cierto renombre y le era un poco más fácil acceder a esas oportunidades.

Adaptarme al estilo del manga sí fue un poquito complicado porque tuve que investigar y no había mucho material disponible, pero bueno, me puse a checar todo lo que pude. El manga es algo completamente diferente a lo que yo estaba acostumbrado. Es otra manera de hacer los encuadres, otra narrativa; es más espectacular y más dado a satisfacer los sentidos, por decirlo así. Las mujeres, por ejemplo, tienen que ser muy atractivas. Todo eso lo estudié y lo traté de emular.

Image-10

Erotismo

Mucha gente me asocia con el tema, porque fue lo primero que dibujé. Era lo que mejor pagaba en ese momento, hay que ser honestos. Por un cómic normal recibías unos $800 pesos de aquella época. Por un cómic erótico te daban el triple. Así que decidí enfocarme en esa temática.

Siento que ahora el erotismo no tiene tanto auge como antes. Sí hay algunas editoriales dedicadas a ese tema, por ejemplo en Francia, pero en general creo que están algo restringidas por el ambiente en que vivimos, ahora se esconde más. Antes el asunto era más abierto, no era tan grave mostrar un desnudo, ahora veo que la gente lo repele. Hay una cierta incomodidad al ver una mujer desnuda en el cómic.

Existe un movimiento conformado por personas que constantemente están cazando ese tipo de temas. Al parecer no entienden que se trata de una fantasía erótica. Sobre todo los historietistas japoneses van mucho en ese sentido, pero siempre puedes distinguir que se trata de una fantasía, nadie está diciendo que las mujeres sean objetos.

Algunos de los trabajos personales más importantes

  • Alicia, la adaptación de Juan Fleites

Hice una adaptación más o menos erótica de ‘Alicia en el país de las maravillas’. Era un proyecto muy personal y me estaba yendo bien. Alcancé a publicar unas 32 páginas en internet. Tenía intenciones de imprimirlo pero hubo un par de problemas, uno fue que se me acumularon otros trabajos, y el otro fue que entraron a robar a mi casa y se llevaron la computadora y los archivos originales. No tenía nada respaldado. Me dolió mucho porque incluso ya estaba escribiendo la segunda parte.

Image-4

  • Veneno para las hadas

Decidí hacer una fan fiction de Veneno para las hadas, una película clásica del cine nacional que fue dirigida  por Taboada. Yo quería dibujar algo con temática mexicana y esa producción en particular me gustaba mucho y pensé: por qué no. Le llamo fan fiction porque no seguí la historia original. Modernicé a los personajes principales y le hice otro final. Cambié varias partes del guión. La verdad es que fue muy bien recibida.

También pensé en imprimirla pero antes de hacerlo yo quería pedirle permiso a los dueños de los derechos, los parientes de Taboada. Sólo que nunca di con ellos a pesar de que hice todo lo posible por encontrarlos. Así que por ética profesional decidí no seguir adelante.

  • Lobo with shotguns

Tengo un proyecto de animación que se llama “Lobo with Shotguns”. Al principio pensé que sería una película pero se está convirtiendo en un videojuego. Está ahorita en una fase bastante avanzada de producción. Me asocié con la gente de Fat Panda para desarrollarlo. A grandes rasgos es un homenaje a lo que fueron las películas greenhouse de los setentas, que ya me gustaban antes de que Tarantino las hiciera famosas.

Image-5

 

Proyectos actuales

La antología más reciente en la que he participado se llama Solarpunk. Hay otra más, Dictadura de vapor, que también salió hace poco.

Aparte de eso hay varios otros proyectos más en los que estoy colaborando. Este año tienen que concretarse. Entre otras cosas estoy dibujando una miniserie y una novela gráfica para un par de editoriales europeas.

A los futuros comiqueros

Mi consejo para quienes quieran dedicarse al cómic es que estudien muy fuerte, que aprendan muchas cosas. Por ejemplo, saber de arquitectura siempre es una ventaja. Y desde luego hay que practicar mucho, y no despreciar la  formación clásica. Enfréntense al desnudo humano, enfréntense a dibujar escenas cotidianas porque todo eso les resultará de gran ayuda. Incluso los creadores de ‘Hora de aventura’ tuvieron una formación clásica. El estilo es algo que viene después, pero la formación clásica es indispensable, te da herramientas para trabajar.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recomendación musical

Tech Noir, de Gunship.

Déjanos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s